Página Entidad

Bloque Principal

icono
IGLESIA PARROQUIAL DE SANTIAGO APÓSTOL (S.XVI)
usted está en Conoce Calera de León » Iglesia parroquial

Obra de mediados del siglo XVI. De estilo gótico-renacentista, con una portada del seiscientos y una airosa espadaña, emplazada en el eje de la nave, como elementos más destacados. Cuenta con sacristía y capilla bautismal, hoy utilizada como Capilla del Sagrario. 

Este templo fue en otra época la iglesia del Conventual santiaguista de Calera de León. Adosada al flanco norte del convento, es la parte más sobresaliente del conjunto. 

Se trata de una edificación de nave única, dividida en tres tramos. La nave es muy espaciosa, mientras que la cabecera, por el contrario, se torna angosta y es de planta poligonal. En los pies se dispone el coro, desde el que por medio de un pasillo - actualmente cegado - se comunicaba con las dependencias monásticas. Durante la visita al Conventual, se puede acceder al mencionado coro, desde donde se disfrutan unas vistas espectaculares de la iglesia. 

Su fachada es bastante irregular, presentando una composición volumétrica donde sobresale una escalera de caracol, contrafuertes adosados y una espadaña barroca del dieciocho. La portada principal del templo se conforma con un vano adintelado y un frontón de media vuelta, flanqueado por columnas pareadas superpuestas a pilastras, sobre las que se origina un entablamento liso, rematado por pináculos y un gran óculo, todos de cantería. Resulta de gran interés plástico la decoración de este espacio, con cruces y veneras de la Orden, así como la efigie del león de San Marcos. La portada izquierda o del Evangelio es más sencilla, de traza gótica. 

Son bellísimas las bóvedas góticas de crucería estrellada, que sirven de cerramiento a los tramos del cuerpo de la nave, a las capillas hornacinas laterales - flanco de la Epístola - y a la cabecera. Éstas descansan sobre estilizadas pilastras, también de cantería, que recorren y dividen rítmicamente los paramentos verticales del templo. Las capillas, con vanos de medio punto, acogen bóvedas pequeñas de crucería, en la modalidad de "espejos".

El retablo es posterior a la guerra civil y está constituido por lienzos del pintor extremeño Eduardo Acosta. Este retablo consta de tres partes superpuestas y paralelas. La parte baja del altar la conforman cuatro espléndidos retratos de los Evangelistas, dos a cada lado de la hornacina central donde estuvo colocada la imagen de la Virgen de Tentudía que había sido traída del Santuario (en la actualidad está ocupada por un crucificado del siglo XVI). Por encima de esta banda, monumental y bello tríptico de 9 metros de largo por 2 de ancho que representa la batalla de Tentudía con la aparición de la Virgen a Pelay Pérez Correa, teniendo por fondo un paisaje real de la sierra y, por último, un tercer plano, en la parte superior o cima, limitando con la cavidad de columnas nervadas de la bóveda gótica de la Capilla Mayor, un fabuloso y bello cuadro apuntado con la imagen ecuestre de Santiago, bajo cuya advocación se encuentra la iglesia, cabalgando en precioso corcel blanco. Toda la pintura está realizada al óleo sobre lienzo, donde la mano del artista ha conseguido sorprendentes escorzos de las figuras representadas en vivas actitudes, conseguidas con la fuerza del combate. El cromatismo y luminosidad que irradia es una portentosa maravilla, lo que nos indica ya en esos momentos, que Acosta era un consagrado maestro de la pintura aunque solo cuenta en esas fechas cuarenta años. En las separaciones de los evangelistas y hornacina de la Virgen, hay dos cuadros con jarrones de flores de inmaculada belleza. 

FUENTES: 

Catálogo histórico-artístico de la comarca de Tentudía; Cuadernos monográficos de Tentudía MESTO. Centro de Desarrollo Comarcal de Tentudía, 2001.

Tentudía 2001 (Autor: Bautista Oliva, Francisco)